Sobre la Feria Internacional del Libro de Lima que acaba de terminar

Una gran Feria del Libro y pocos medios de comunicación

Rafael Alonso Mayo

Tengo que decir que celebro que en Lima se realice una feria internacional del libro tan importante como la que terminó el pasado domingo 3 de agosto en el Jockey Plaza. No es sino ver a todos esos niños que iban con sus padres y quedaban encantados al ver tanto libro de literatura infantil, para darse cuenta del valor que tiene un evento de esta dimensión.

Me gustó mucho la programación tan variada que había cada día y la participación de muchos escritores peruanos y extranjeros que dictaron talleres, conferencias y firmaban autógrafos por montones.

Según cifras de la Cámara Peruana del Libro, fueron más de 250 stands, unos 160 expositores y ocho mil metros cuadrados dedicados durante más de una semana a la industria del libro. Todo un evento en un país donde el índice de lectura no es el más elevado de la región, hay que decirlo.

Me gustó también porque la participación fue masiva: cerca de 245 mil visitantes y ventas por seis  millones de soles; porque muchos incrédulos nos dimos cuenta que en este país hay cientos de proyectos editoriales que, pese a las limitaciones económicas, hacen un gran esfuerzo por publicar.

Para no dejarlo pasar de lado sólo quiero mencionar uno que me sorprendió. El proyecto se llama Sarita Cartonera (ver www.saritacartonera.com ) y sus carátulas, a diferencia de los libros convencionales, son hechas con cartón reciclable. Hasta ahí tal vez no haya nada sorprendente. Pero si se tiene en cuenta que en su elaboración participan jóvenes recicladores de varias zonas de Lima, el tema cobra mucho valor. Y si se dice que varios autores latinoamericanos ceden sus derechos para que el material pueda ser editado, no deja de sorprender. Un excelente proyecto por donde se le mire.

Ahora, debo pasar a decir lo malo que, a mi juicio de extranjero, deja mucho que desear de los medios de comunicación de este país. Ni la televisión, ni la radio, ni la prensa hicieron un buen cubrimiento de este evento y la gran fiesta del libro pasó como un evento más en una ciudad de nueve millones de habitantes. A no ser que esos mismos medios digan que un buen cubrimiento se base en entrevistar a un par de escritores y hacer publicidad a algunos de sus periodistas.

Cada día que pasaba dejaba llegar un montón de sorpresas en la Feria, pero los medios se dedicaban a reportar otros temas y el evento no se veía ni en las columnas de las páginas y espacios que aquí hablan de ¨Cultura¨. (hagan la prueba y busquen en Google).

Entonces uno no sabe si hay muchos intereses económicos, políticos y de poder en el tema, pero queda esa sensación de desinformación que no sólo perjudica a los lectores y a quienes queremos estar bien informados, sino a todo un país donde los proyectos editoriales abundan pero pocos o ningún medio está dispuesto a darlos a conocer.

Otro de los lunares, reflexionó uno de los medios de comunicación con toda razón, es que en Lima no haya un espacio físico acorde a las necesidades de una feria como esta, que se convierte en una vitrina importante de ventas.

Por todo lo demás celebro el éxito de la Feria y felicito a sus organizadores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s