En parapente por los cielos de Lima

La ciudad vista desde el aire


dscn2127

Rafael Alonso Mayo

Recorrer Lima es una experiencia seductora, pero volar en parapente sobre ella resulta una aventura extrema que puede erizarte la piel y acelerarte el corazón. Lo que yo no estaba dispuesto a vivir por ningún motivo. Al menos eso era lo que pensaba antes de conocer este deporte que siempre me había parecido muy exótico.

Pocas cosas me generan tanto temor como las alturas. Por eso cuando recibí la invitación de Luis Alberto Unarriz, un reconocido piloto peruano, dueño de la Escuela Fly Adventure del Perú, para volar en parapente, dejé notar una sonrisa nerviosa y una expresión de escepticismo. “Nunca subiré a una cosa de esas”, pensaba.

Horas después Luis me explicaba que el parapente se había vuelto uno de los deportes de aventura más seguros y que en el acantilado de Miraflores, donde él y sus instructores vuelan desde hace más de diez años, los vientos son ideales para practicar este deporte.dscn2099

Con su acento pausado y su explicación pedagógica, Luis me decía que durante todo este tiempo nunca ha habido ningún accidente en su escuela y que no hay ningún riesgo si se vuela con un instructor experimentado y certificado por la Asociación Peruana de Vuelo Libre. “La curiosidad es el factor más grande para querer practicar cualquier deporte”, respondió cuando le pregunté qué motivación lleva a quienes quieren volar por primera vez.

“Incluso se ha probado que la calidad de vida mejora con los deportes extremos”, sentenció mientras conducía su auto por una calle miraflorina, camino al parque Raimondi, esa especie de aeropuerto limeño para los aficionados al parapente.

En esa tarde de jueves el viento corría fuerte, como suele suceder durante casi todo el año en la Costa Verde, desde donde se observa una de las panorámicas más atractivas de la capital peruana. Todos los días, sin descanso, esta zona del cielo limeño es recorrida por profesionales y aficionados que dejan sus tensiones de lado para entregarse a una de las más grandes pasiones del hombre.

Angie Sandoval es una de esas aficionadas que quería apostar por esa experiencia aquella tarde. Un instructor sujetaba a su cuerpo un arnés, mientras su amiga le tomaba algunas fotografías y ella sonreía, no sé si de emoción o de susto. Al instante salieron caminando mientras el parapente tomaba vuelo, y cinco segundos después ya volaban sobre el precipicio como en un acto suicida. dscn2084

“¡Es alucinante!, todo se ve en miniatura, es muy relajante”, dijo 10 minutos después cuando estaba de vuelta. Mientras tanto yo aún pensaba si valía la pena poner a prueba mis miedos y decidirme a volar, o salir corriendo de allí.

“Listo, vamos a volar”, le dije a Luis minutos después de haber tomado una tímida decisión, quizá con la esperanza de que me dijera que ya no podía, que ya no había tiempo o que los vientos ya se habían ido. Para mi fortuna (¿O mi desgracia?) “Lucho” aceptó y solo me dijo que esperara unos minutos.

Decidido a volar en parapente y a tomar unas buenas fotografías de la ciudad, dejé que el tiempo pasara, mientras observaba unos volantes ilustrados sobre el deporte. Unas imágenes de paisajes europeos me pusieron la piel de gallina mientras pensaba que en unos minutos estaría con los pies puestos sobre la nada y volando en medio del acantilado. Pero ¿qué podía pasarme si volaba con el campeón nacional de parapente de este país y uno de los mejores en Suramérica? Creo que nada.

dscn2130

Hasta que llegó mi turno. Eran casi las cinco de la tarde y ya hasta el miedo se me había ido. Lo único que hice en ese momento, mientras un instructor sujetaba mi cuerpo por los brazos y la cintura, fue santiguarme y sostener con mucha fuerza mi cámara digital. No sabía si cerrar los ojos o ver el precipicio sobre mis pies pero presentía que iba a ser una buena experiencia.

No recuerdo en que momento empezamos a volar, pero mi corazón corría acelerado y mis manos buscaban las correas para sujetarlas con más fuerza. “Ya estamos volando, tranquilo”, dijo Luis y poco a poco fui ganando más confianza.

Solo se escuchaba el viento y el paisaje no podía ser más asombroso. Desde arriba todo en la tierra parecía una inmensa maqueta que estaba a mi disposición mientras volaba con más soltura. El sol brillaba en el horizonte y la luz rebotaba en el mar, mientras yo registraba algunas fotografías y no pasaba de mi asombro. En ese instante ya no tenía miedo.

Lo que si me asustó un poco fue en el momento que Luis me dijo: “Sujétate bien que vamos a aterrizar”. Yo solo atendí a su pedido y de repente comenzamos a descender como en caída libre y a dar algunas vueltas en el aire. Cerré los ojos y comencé a gritar porque sentía el vacío, pero eso no duró más de cinco segundos. Al instante ya estábamos pidiendo pista en el parque Raimondi y todos nos miraban con cara de sorpresa. Había logrado volar y superar uno de mis mayores miedos.

Ni yo mismo lo podía creer, aunque en ese momento me temblaban las piernas de la emoción. Tenía imágenes de la ciudad, un video y, sobre todo, una historia por contar.

Aún ahora, mientras escribo esto, siento un poco de escalofrío pero también de emoción; y empiezo e entender porqué este deporte es una especie de terapia para todo aquel que quiera liberarse de sus tensiones y hasta de sus miedos. Por eso no dudaría en recomendarlo a todos aquellos que nunca se atreverían a volar en parapente.

De seguro que si se hace una primera vez entonces uno querrá repetir la experiencia y las alturas dejarán de ser un problema. Y  esa frase que antes había leído desprevenidamente en una página web ya cobra mayor sentido: “No se requiere experiencia previa, solo querer tocar el cielo con las manos”.

dscn2108

Datos útiles

Costo: 50 dólares

Duración: 10 minutos

Empresa: Escuela de Parapente Fly Adventure, con más de diez años de experiencia

Contacto: 2415693 – 997542011 parapente@flyadventure.net

Página web: www.fllyadventure.net

Esta entrada fue publicada en Crónica y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En parapente por los cielos de Lima

  1. Hola Rafael, soy Lucho de Fly Adventure Parapente Peru.

    Mil gracias para poner una nota tan buena sobre el parapente aquí en Lima! Te cuento que en las últimas semanas había unos cambios de las reglas del Municipalidad de Miraflores y necesito pedir por favor, que lo cambias el tiempo del vuelo a solo 10 minutos para cumplir con las nuevas reglas.

    Gracias de nuevo y saludos desde Perú!

    Lucho

  2. Guisella Candiotti dijo:

    Hola, me gustaria hacer parapente, me emociona mucho la idea de estar en el aire jajajaja, pero al mismo tiempo necesito saber si para alguien que nunca ha hecho este tipo de deporte y que nunca ha volado pero ni en sueños es seguro o si existe un minimo riesgo, tengo algo de temor y necesito despejarlo y mucho mas si deseo ir acompañada debo velar por la seguridad e integridad de mi amiga ya que ambas deseamos volar, entonces espero me puedan responder, ahhhhh tambien deseo saber si el domingo estaran disponibles? a partir de que hora y como puedo ubicarlos me refiero a la direccion de ustedes.

    saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s