Charles Darwin y su paso por Perú

Darwin recorre Lima

 

darwin

 

Charles Darwin tenía apenas 22 años cuando embarcó en el puerto de el Callao, en julio de 1835. Permaneció allí durante seis semanas, tiempo suficiente para plasmar en su diario algunas descripciones de la ciudad.

 

Por Héctor López Martínez, historiador

Tomado de elcomercio.com

 

El 27 de diciembre de 1831 zarpaba del puerto de Devonport la corbeta Beagle, de la Marina británica, al mando del capitán Robert Fitz-Roy. El marino deseaba llevar a bordo de su buque a un científico, a quien incluso ofrecía ceder parte de su camarote. La persona finalmente designada para el puesto fue un joven y acucioso investigador de la naturaleza, Charles Darwin (1809-1882), quien por entonces contaba con 22 años de edad. El objeto de la expedición era completar el estudio de la Patagonia y de la Tierra del Fuego, levantar las cartas marinas de las costas de Chile, del Perú y de algunas islas del Pacífico.

El periplo del Beagle duró cinco años, entre 1831 y 1836, durante el cual Darwin demostró que poseía una inagotable capacidad para observar y estudiar todo lo concerniente a las plantas, animales, fósiles, fenómenos naturales, etc.

Fruto de esta benedictina tarea y de muchos y variados estudios en su apacible casa ubicada en Down, cerca de Londres, fue el libro “El origen de las especies, a través de la selección natural”.

En su diario de viaje, verdadera joya de informaciones, Darwin anota que el Beagle echó el ancla en el Callao el 19 de julio de 1835 y permaneció en el puerto durante seis semanas. Eran días de caos y guerra en el marco de la Confederación Perú-Boliviana.

El invierno se mostraba con toda su crudeza. “Espesa capa de nubes cubre siempre las tierras —observa Darwin—, de tal modo que durante los dieciséis primeros días no vimos más que una vez la Cordillera detrás de Lima. Vistas en lontananza estas montañas, elevándose unas detrás de otras a través de las nubes, presentan hermosísimo espectáculo”.

Darwin describe nuestra limeña garúa “que embarraba las calles y mojaba las ropas”, a la cual llama “rocío peruano”. Observa que una lluvia abundante crearía una catástrofe, “puesto que las techumbres de las casas son planas y hechas sencillamente de barro endurecido (adobes)”. Lima, en suma, no le gustó. Relata la abundancia de enfermos de fiebres palúdicas, que no distinguían entre naturales y extranjeros. Cree que esta enfermedad la causan las miasmas —efluvios o emanaciones nocivas del aire, suelo o agua— teoría muy difundida en ese tiempo, según recuerda el notable médico e historiador Henry E. Sigerist en su libro “Civilización y enfermedad”.

Darwin anota que en la costa del Perú el calor no es excesivo y por eso las fiebres no son tan perniciosas.
Respecto de nuestra situación política, Darwin señala que “ningún Estado de Sudamérica ha sido castigado por la anarquía como el Perú desde la declaración de su independencia”. Desgraciadamente tenía razón. La lucha caudillesca entre Santa Cruz, Gamarra, Orbegoso y Salaverry parecía no tener fin. Este último, mediante decreto, le había declarado “guerra a muerte” a Santa Cruz y Darwin pudo ver que las tropas formadas en la plaza mayor durante el Te Deum de Fiestas Patrias no enarbolaban nuestra bandera bicolor sino los pabellones negros de Salaverry.
Darwin describe a Lima como una ciudad casi en ruinas. “No están pavimentadas las calles, y por todas partes se ven en ellas montones de inmundicias, arrojadas de las casas, en las cuales los gallinazos negros, tan domesticados como nuestras gallinas, buscan los pedazos de carne podrida”. Darwin opina que Lima, “en lo antiguo”, ha debido ser una ciudad espléndida. “El extraordinario número de iglesias con que cuenta —concluye el naturalista inglés— le da todavía hoy un carácter original, sobre todo cuando se la ve desde breve distancia”.

Darwin visitó y exploró también la isla San Lorenzo y algunas huacas que suponemos estaban en el actual Miraflores o en Maranga. Cuando las describe podemos percibir que nada escapa a su interés y, de inmediato, tomaba apuntes con el objeto de poder estudiar más detenidamente los detalles que llamaron su atención. Al momento de reanudar su viaje a bordo del Beagle, el joven naturalista da rienda suelta a su incomodidad y, como despedida, lanza duros epítetos contra el Callao y sus habitantes. Ciertamente Darwin no tuvo el menor interés de tomar contacto con nuestras gentes, conocer su carácter y costumbres. Era un científico que en ningún momento se apartó del objetivo de su largo y fructífero viaje.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Charles Darwin y su paso por Perú

  1. Antonio Zegarra dijo:

    Alguna vez leí en los “Hijos del Capitan Grand” comentarios muy desfavorecedores de parte de Julio Verne con respecto al Callao y Lima, y no solo de su geografía, sino también de nuestra gente.

    Algunos años después el ministro de Guerra chileno hizo un análisis del Perú llergando a la conclusión de que los ciudadanos peruanos no tienen conciencia de patria y son anarquistas.

    Adicionalmente debo agregar que, como habitante de Lima que soy, no me encuentro a gusto con el hecho de tener un escudo de la ciudad con dos zopilotes, buitres o gallinazos como animal emblemático.

    Antonio Zegarra.

    • Es cierto lo que cuentas Antonio. Es curioso que varios personajes que han pasado por Lima no la describan de la mejor manera. Sería intersante para mí que me pudieras pasar algunos de los comentarios de Julio Verne.
      Gracias por tus aportes.

  2. Hola kerido amigo Alonso, ke gusto haberte conocido en el Hotel Bolivar. Aparte de Bartender me encanta la historia de mi pais. ke interesante relato, no lo había leido antes. Sabes, ha pasado muchas epocas en el Perù sobre todo en Lima. Quizás Darwin tuvo la mala suerte de llegar en esa época de guerras y revoluciones entre peruanos y la guerra con Chile, sobre todo, ke dejó a Lima en la catastrofe. Pero hay videos en Youtube de Lima en el año 1920 cuando la visitaron figuras importantes del mundo como Orson Wells, Eva Ganer, los primeros astronautas que llegaron a la luna y muchos más, y describen que Lima se recuperó impresionantemente, sobre todo en el tiempo del Presidente de Leguía y, claro, para el centenario de la independencia. Ahí tienes como ejemplo la plaza San Martín, el nuevo palacio de gobierno y muchos edificios públicos como el Museo de Arte de Lima, el palacio de justicia y los regalos que recibió Lima de casi todos los presidentes y principes del mundo que llegaron. Claro, a Chile no se le invitó . etc . Solo es un comentario, las épocas que pasaron en Lima fueron de lo mejor y lo peor, como en la decada de los 80 y a fines, donde Lima nuevamente resultó en la ruina por la crisis y de ahí la cultura popular. Ejemplo, las combis asesinas. En fin, te recomendarìa q

    • Hola Celiz, cómo estás. Sí, Lima es una ciudad con una historia impresionante, con un proceso histórico tan complejo que uno a veces no se alcanza ni a imaginar, en fin. Un gran saludo y qué bueno que ingreses al blog.

  3. celiz dijo:

    Search Video Codes
    keria compartir un poqito de histora de la epoca

  4. tito cherres dijo:

    el escudo de Lima no son dos gallinazos, aunque hoy si que lo parezcan, son dos águilas, que corresponden al escudo asburgo de la familia del rey Carlos V, este escudo, posteriormente transformado en un águila bicéfala con las dos cabezas enfrentadas, en esa época era así, dos águilas enfrentadas, en realidad eran dos águilas al inicio, que se conectaba en el origen germánico de el padre de Carlos (Felipe el hermoso de España -no confundir con el de Francia que fue anterior-) con el imperio Románico-Germánico de Carlo Magno que unía a los Francos con la cultura Romana, como se ve en el real escudo de Lima, que fue dibujado por los dibujantes del rey de España que no sabían nada de gallinazos, y ya que no es un escudo vecinal creado por nosotros, no, fue creado, diseñado y otorgado por la corona española como se ve en la leyenda en latín “Hoc signum vere regum est” que define que fue creado y dado en España, esa acta se trajo y leyó en Lima y estaba en el concejo, además, posteriormente en la época colonial este escudo se transformó y convirtió en águila bicéfala y tuvo otros signos europeos como las Columnas de Hércules que indicaban los viajes españoles fuera del Mediterráneo, pero, esta transformación en buitres americanos es muy moderna, nuestra y espuria, ya que en el original se observa claramente las caras y picos muy aguileños y curvos de águilas y sacándose las lenguas enfrentadas como dos aves cazadoras y guerreras, no como carroñeras, sin embargo, ciertamente, la versión moderna de este escudo de la Municipalidad de Lima, si que parecen dos gallinazos, por los picos delgados, pero eso es transformado por los limeños en época mucho más recientes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s