San Isidro, el distrito más pujante del Perú

El Wall Street peruano

 

San Isidro

Ahora que se habla sin parar del crecimiento económico peruano. Ahora que el espíritu progresista invade el país. Ahora que los diarios no paran de escribir sobre los avances que en materia económica ha tenido el Perú en los últimos diez años, pese a la crisis económica mundial y a cuanto problema social surge en las regiones peruanas. Ahora que el país es el centro de interés de empresarios y hombres de negocios, que no ven la hora de poner un pie en él para arrancar tajada (¡perdón, para traer progreso!). Ahora que todos andan felices con el boom peruano y que el amor patrio parece resurgir, se vuelve un tema casi obligado hablar del centro financiero limeño, esa especie de Wall Street peruano donde se piensa en millones de dólares y en grandes inversiones. Aquel moderno lugar donde, en pocas palabras, se define el destino económico del país y de sus casi 28 millones de habitantes. Bueno, también dicen que en la casa de gobierno se define el destino del país.

Poner un pie en San Isidro, allí donde tienen sede los más importantes bancos, las multinacionales más renombradas, embajadas, centros comerciales, museos, librerías y los clubes sociales más rimbombantes, es como volarse de la otra realidad del Perú que la presentadora de tv Laura Bozzo se ha encargado de globalizar con mucho éxito. Esa otra cara: la de peruanos desdentados, de pobreza infame, del frío agobiante de la sierra que mata con más ferocidad que la propia gripa porcina, y del transporte más caótico que uno pueda ver en una capital latinoamericana. Uno se olvida de todo eso cuando pasa por San Isidro.

Apenas uno camina por alguna de sus calles se deja ver esa ciudad que mira con espíritu progresista y que no cree en los problemas de fondo que le han dejado al país las dictaduras de Fujimori y los malos manejos económicos del primer gobierno de Alan García.

Decenas de oficinistas que caminan a las carreras mientras conversan por celular –muy probablemente de negocios-, modernos autos con vidrios polarizados que cruzan una congestionada avenida, cámaras colgadas en los postes de energía que registran con detalle a cada transeúnte, y parejas que salen atiborradas de paquetes de un gran supermercado,  pintan una escena que se repite cada día por estos lados. Es san Isidro, es Lima, es Perú.

Para tener una idea de su desarrollo, el distrito cuenta en sus predios con 21 bancos principales, 28 residencias de embajadas, nueve hoteles de cinco estrellas, 34 hoteles y hostales de otras categorías, 34 restaurantes, cinco agencias bancarias, cinco administradoras de fondos de pensiones, seis sociedades de agentes de bolsa y 15 centros nocturnos de diversión. Al menos eso es lo que asegura Wikipedia, la gran enciclopedia virtual.

Además, se construye allí el que será el edificio más alto de todo el país, un moderno hotel de 118 metros de altura, con 301 habitaciones de más de 50 metros cuadrados y un centro de convenciones para unas dos mil personas.

También hay allí varios centros comerciales y supermercados que alimentan el espíritu consumista de oficinistas y hombres de negocios. Además de teatros, galerías de arte y librerías que fomentan la actividad cultural de distrito.

San Isidro parece juntar muchas cosas en un solo lugar y puede ser un lugar interesante para los turistas en estos tiempos de crisis.

Lo que también resulta curioso es que a pocas cuadras de edificios que se identifican en la distancia, como el del Banco Continental, el BCP o Profuturo, uno puede encontrarse con amplias zonas residenciales donde sobreviven antiguas casonas y hasta sus antiguos dueños, una combinación casi perfecta entre pasado y presente, entre la tradición limeña y la globalizada modernidad.

No hay duda de que la mayor muestra del crecimiento económico del Perú se ve reflejada en esta moderna zona capitalina, allí donde se habla poco de la realidad de esos desafortunados peruanos que se mueren de frío y que se sienten excluidos del crecimiento económico. De esos que todos los latinoamericanos hemos visto agarrados de sus cabellos en el Talk Show de la Bozzo. De ese estereotipado Perú no hay rastro por estos lados. Aquí solo se habla de negocios, de inversiones, de ganancias, de millones de dólares y de lo bien que va la economía peruana. De nada más.

Dónde llegar

  • El Hostal Martinika ofrece habitaciones cómodas y espaciosas. El costo es de 120 soles (40 dólares). Más información en: http://www.martinika.com.pe/
  • Otra alternativa puede ser el hostal Youth Hostel Malka, donde prodrá encontrar habitaciones desde 24 soles (8 dólares). Visitar:  http://www.youthhostelperu.com
Esta entrada fue publicada en Lugares y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a San Isidro, el distrito más pujante del Perú

  1. saludos a mis amigos peruanos, me alegro que vaya mejor al cosa

  2. www.cualestuopinion.wordpress.com dijo:

    excelente nota!!!

  3. Las ciudades que se modernizan a paso rápido toman ejemplo de los rascacielos y edificios de las grandes urbes americanas para imitar ese estilo “urbano” y “capitalino”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s