Colonia del Sacramento

Rincón inolvidable en Uruguay

portonde-sanpedro-copia

Tomado de elpais.com.uy

Quizá todo Uruguay nos resultaría maravilloso si lo miráramos como nos miran los extranjeros. Las fotos y los comentarios, tanto como las entradas en los Foros de TripAdvisor y cualquier otro sitio de viajes con opción de comentarios, ponen a Colonia del Sacramento por las nubes. Similares alabanzas se leen de casi cualquier rincón de este país tan poco querido por los uruguayos.

Los porteños acuden acá en escapadas románticas, españoles, brasileños y portugueses por la cuestión histórica de la ciudad, ingleses y norteamericanos porque por aquí andaban sus bucaneros, otros porque leyeron a Borges y piensan con razón que algo tendrá para que despertara pasiones en el formidable literato.

Los japoneses, belgas y ciudadanos de cientos de nacionalidades no se saben por qué llegan, pero lo hacen a raudales. No le busquemos pretextos, Colonia es un imponente destino turístico para un viajero de cualquier lugar del mundo.
Objetivamente Colonia del Sacramento es una joya y todo el departamento guarda rincones tan inolvidables como poco conocidos.

El barrio Histórico

Comprende lo que cobijaban las murallas construidas por orden del portugués Manuel de Lobo, pues en su origen fue un emplazamiento portugués destinado a competir con Buenos Aires el tráfico del Río de la Plata y el Paraná. Durante casi cien años, la ciudad fortaleza fue invadida y negociada hasta el hartazgo; posteriormente fue española, luego uruguaya y finalmente tan pacífica y acogedora como se la ve ahora.

Hay visitas guiadas y con un poco de suerte puede verse algún espectáculo o desfile de militares históricamente ataviados mientras uno recorre los museos, uno tras otro, ninguno de ellos grande y suntuoso, pero todos ellos repletos de efectos de la época de la Colonia. Hay artesanía impresionante y de noche algunos locales tienen música en vivo. Hay excelentes hoteles locales (¡reservá con anticipación!) también con amenidades nocturnas.

Si no llevaste zapatillas de tenis, uno o ambos tacos te quedarán de recuerdo en una piedra centenaria, de aquellas que los barcos traían en lastre para volver con tesoros americanos, en este caso inexistentes. Cuando vos y tu pareja (¡¿no trajiste tu pareja?!) estén cansados, es el momento de detenerse en la Plaza Mayor para bajarse una cerveza muy fría o un vino local, que los hay excelentes. O para escoger alguno de los restaurantes reciclados para que la construcción volviera a ser lo que fue, con exquisito gusto y con sabrosos manjares. Comé lo que quieras, preferentemente carnes, pero de entrada o de postre pedí queso. Queso “Colonia”, naturalmente.
Cuando los emigrantes suizos se instalaron en Colonia, trajeron fermentos para elaborar gruyere, pero los fermentos naturales del aire coloniense les jugaron una mala o una buena pasada. No les salió gruyere sino otro queso, más tierno y mantecoso, pero con menos agujeros. Igual les pasó a los suizos que emigraron a Chubut en Argentina.

El otro manjar imperdible en Colonia son las mermeladas y jaleas, todo artesanal, todo producto de un departamento uruguayo que fue el preferido por la migración predominantemente suiza, piamontesa e italiana.

Al día siguiente no te podés perder la Plaza de Toros y la Cancha de Pelota Vasca, históricas construcciones a las que se llega luego de pasar de largo (o pasar dentro) inmaculados hoteles cinco estrellas y chalets de adinerados porteños que huyeron del vértigo.

Colonia Suiza y Colonia Valdense

Si venís en auto o excursión desde Montevideo, es necesario que ingreses a la primera y tengas contacto in vitro con esos quesos y mermeladas, después me contás. Te dejan probar antes de comprar. Mirá los escudos de los cantones en las casas, date una vuelta por el histórico hotel y seguí unos diez kilómetros más hasta Colonia Valdense, donde terminaron algunos piamonteses luego de que les arrebataran su reino y los persiguieran por su religión.

A pocos quilómetros de Colonia, podrías entrar al balneario Santa Ana, santuario del anti jet-set argentino, entre quienes se cuenta el retirado Landriscina. Esas playas mansas y llanísimas convocan al descanso más absoluto, alterado únicamente por el canto del sabiá o zorzal.

El Oeste de Colonia

Si hacés base en Colonia, deberías conducir o hacerte llevar hasta la Estancia Anchorena, que si bien es una casa presidencial de descanso y reuniones con otros presidentes, se puede visitar en su casi totalidad y bien vale la pena. No nos atropelles ningún zorro y tené cuidado con los jabalíes. Si te dan las rodillas, deberías subir hasta la Torre que erigió Aarón Anchorena, singular patricio porteño que llegó allí en globo aerostático, y le gustó. Desde la Torre se distingue Buenos Aires y sobre el Río San Juan en verano hay enorme cantidad de yates.

Bastante más al Oeste encontrás un puente giratorio y tras él a la encantadora ciudad de Carmelo, fundada por Artigas y recientemente descubierta por los más adinerados y discretos viajeros del mundo. El hotel que hay allí, es fuera de serie. Y las playas también. En fin, Colonia no se agota en esto y bien puede ser un acaramelado fin de semana como una traqueteada búsqueda de rinconcitos o las más locas experiencias de turismo de aventura o ecológico.

Lea aquí más información sobre este lugar

Esta entrada fue publicada en Ciudades y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Colonia del Sacramento

  1. HOLA SOY PERUANA Y QUIERO IR AL HUAQUILLAS MI ESPOSO USA UNA MAQUINITA DE ACUMPUNTURA QUE PARECE SANGUCHERA TENDRE PROBLEMAS AL LLEVARLA Y TAERLA HAY ALGUN IMPUESTO QUE PAGAR Y LLEVAMOS PARCHES PORKE SON DE USO DIARO
    GRACIAS
    MIRIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s